Respetar la opinión de los demás, es fundamental para que exista una libertad de expresión: Efrén Fernández

“No conozco a alguien que se haya quedado   con las ganas de expresar su sentir; puede tener el apoyo de la gente o no sus argumentos, peros sus ideas sí son un tanto respetadas, aunque posiblemente  no se compartan por los demás”, expresa el joven locutor de la XEXM, Efrén Fernández Bañuelos.

Por Raúl Bañuelos

Hablar de la libertad de expresión,  es un tema polémico; un tema que nos puede conducir al debate, pero no precisamente tiene que enfocarse ese derecho a la línea editorial o noticiosa, también está viva esa garantía al momento de comunicarnos con la población, de sostener diálogos diversos, por supuesto que el entretenimiento que recibimos a través de las ondas hertzianas, es parte de una libertad consagrada desde hace varias décadas.

Así, Efrén Bañuelos Fernández hoy nos comparte su  experiencia en los medios de comunicación:

“Ingresé a la radio hace 6 años, gracias a una oportunidad de empleo que se encontró en la estación de radio local; en ese tiempo estaba desocupado; hice un  casting; me quedé  a prueba, pero mi labor en la radio inició en el área de cobranzas”.

Su primer contacto con el micrófono, recuerda, se dio en el mes de mayo, para ser precisos, el día en que se festejaba a  las Madres.

“Inicié, primero, dando la hora;con nervios y todo empezamos a decir el tiempo; había veces que  cerraba el micrófono  porque de los nervios no podía hablar; luego continué con la presentación de canciones,  mandar saludos, pero lo hacía  en un horario nocturno, ya para cerrar la estación o también cuando cubría permisos de mis compañeros”.

“Pero fue en un programa que se llamó Cositas Musicales donde me desenvolví con mayor oportunidad; éste se trasmitía de 10 a 11 de la mañana y el objetivo radicaba en hablar de Astrología, decir los horóscopos, el significado de los sueños, combinarlos estos  con saludos, mensajesy música moderna; ahí empecé  a desplegarme  por la coyuntura que se dio gracias a la confianza del señor Gerardo Díaz de León”.

De esa forma Efrén Fernández inicia su trayectoria en los medios de comunicación; cubriendo   vacaciones de sus  compañeros, pero sin descuidar su  trabajo especifico, la oportunidad y su empeño lo condujeron  a ejercitar varias horas frente a un micrófono, especialmente sábados y domingos.

“Es una experiencia bonita estar en una cabina de radio –comenta el locutor-,   porque uno esta ahí adentro solo, hablándole al micrófono, pero ignora uno si lo están  escuchando o no;  sí te imaginas desde luego la vida que está allá afuera, con problemas y todo, sin embargo te motivas más cuandote llaman,  te mandan algún mensaje y ahí te dicen que realmente te están oyendo”.

Poder entretener es algo valioso; hay que tener la habilidad,  porque ahí  puedes modificar el estado anímico de una persona para bien o para mal, por eso hay que tener el  tacto y ser muy serios cuando se retoman aspectos de la vida cotidiana y que involucra a la gente, afirma nuestro entrevistado:  “Tratar el renglón de las noticias, es otra experiencia, es un asunto más serio- describe-, no es lo mismo que mandar saludos; ese es un terreno donde debe haber mucha más responsabilidad, más formalidad; manejar la nota es  más difícil;  lo hice en un programa que se llamó Antena 11.50; aquí hay otro compromiso: no perder el enfoque que tiene el noticiero y cuidar mucho lo que se expresa desde el micrófono”.

El locutor sabe que la dinámica natural  en que se desarrolla una sociedad  conlleva también el saber sobrellevar sus problemas muy particulares; quizá la rutina y el estrés de la gente.  “Adentro de la radio lo que podemos  ofrecer a la audiencia es pasar un momento agradable –afirma-, animarle el día; que se olvide un poquito de sus problemas de cierta manera; verles el lado agradable, incluso orientarlos, porque a pesar de ser locutores, no dejamos de ser seres humanos”.

El oficio de la comunicación trae consigo muchos satisfactores,  y el  de Efrén Fernández es que lo escuchen en las zonas más apartadas de la ciudad: “Una satisfacción muy grande  es que te escuchen en comunidades, en partes alejadas;cuando te das cuenta de que así sucede, te sorprendes; porque te hablan de una comunidad; te sientes tu contento de saber que están ahí escuchándote y que están esperando a que entres al aire”.

El oficio no ha cambiado su forma de ser: “Tratamos de ser la misma persona en la calle y  en el trabajo; nos ha servido mucho tener sentido del humor…Hay ocasiones que  gente acude a la estación y me preguntan  por Efrén, cuando les respondo que soy yo, se asombran; ellos se imaginaban a  un señor grande; creo que la sencillez nos ha identificado con la gente y esperamos seguir así”.

“El tiempo ha sido mi mejor maestro –lo expresa muy motivado el locutor-he aprendido mucho en seis años;  a Jerez lo veo diferente; han pasadomuchas cosas; yo a Jerez quizá lo veo mejor; puede ser por el cariño que uno le tiene a su tierra; se le  ve de esa manera porque tampoco hay que imaginarse a un Jerez peor”, sostuvo.

El animador  comparte con nosotros  un  anécdota graciosa  que le sucedió: “En una ocasión recibí una llamada en la cabina de la radio, de una señora  que solicitaba una labor social; esta persona llama, me alega que está en Plaza Tacuba, me dice que  viene  de Estados Unidos,  que venía con sus hijos, pero que no los encontraba; total, me convenció a apoyarla a través de un servicio social;  cuando decidí pasarla al aire empezó a hablar de otra cosa;  ya no me menciona lo de sus hijos; me decía: ¿Ya no se acuerda de mí?, ¡No se haga! En esemomento le cuelgo porque empezó a hablarme con un tono de voz  más fuerte, como que quería incitarme a una discusión; le cuelgo, y lo que hagoes mandar a un corte comercial, entonces la secretaria y yo nos veíamos sorprendidos preguntándonos qué había pasado… A los 5 minutos vuelve a llamar, y es la misma persona; ya en esa ocasión se burla; reveló que había caído; que era una broma para una estación de radio de Estados Unidos. Al final, cuando me explica todo y me da el enlace de su radiodifusora no nos quedo otra cosa mas que reír”.

Sobre el tema de la libertad de expresión –reconoce que es complicado abordarlo-,“en lo personal no me han dado ninguna línea ni me han prohibido algo en mi trabajo;  hay la libertad para hablar,  de manifestar lo que está dentro del rango que nos marcamos como entretenimiento, pero  tampoco se utiliza el medio  para hablar mal  u ofender a la gente; se aprovecha ese derecho más bien para impulsar un  servicio social”.

“Pudiera haber otros casos en que lalibertad de expresión se está viendo expuesta, pero creo que si se tienen los fundamentos, las bases, pues adelante, porque tampoco hay que hablar por hablar o decir cosas que no son”, advierte.

Y agrega: “En este tiempo se gusta de la  libertad de expresión, porque no se ha dado el caso de que alguien se quede con el deseo de ser parte de un medio de comunicación o que en la misma sociedad,  alguien se quede con las ganas de expresar su sentir; se da,  aunque su opinión puede ser compartida o no por los demás”.

Concluye Efrén en que “respetar el punto de vista de quien sea, es algo fundamental para armonizar la convivencia; se debe implementar un valor muy importante como es el de la tolerancia para logarlo”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *