Intentó evadir a la justicia, pero… se volcó

cheyeneA Héctor García le salió muy caro el tratar de burlarse de los agentes de tránsito la tarde de este domingo, pues, como se ha visto en las películas, quiso evadir a la justicia para luego ocasionar una persecución que le produjo severas consecuencias.

Esta historia, parecida a las que vemos en los cines, surgió debido a que el conductor de la camioneta Cheyenne se estacionó en un espacio para discapacitados en el centro de la ciudad, y al pedirle el personal de tránsito  que moviera su vehículo del sitio,  éste se negó a hacerlo.

Una vez que se le impuso la infracción correspondiente, y al ver la presenciacheyene2 de la grúa,  repentinamente decidió  treparse a su unidad para emprender la huida por las calles del centro histórico.

Al recibirse el reporte de apoyo en el sistema de emergencias 911, para buscar cerrarle al paso a la unidad que se desplazaba a una velocidad imprudente, los elementos de la policía preventiva lo siguieron por las calles Pino Suárez, Galeana y Tres Cruces hasta llegar a la colonia Zaragoza en donde, en una de sus esquinas, se impactó contra una camioneta caravan, causándole lesiones a dos de sus tripulantes y serios daños materiales a la camioneta.

Tras el choque, aún se vio con la osadía de seguir su marcha y fue cuando tomó una de las calles de la misma colonia, pero, por desconocimiento del mismo terreno, no previó  que la avenida desembocaba a un arroyo.

Testigos del hecho aseguran que  Héctor García le siguió de frente  hasta encontrarse con el vado del río y aún así lo quiso cruzar; fue entonces cuando la camioneta ya no le respondió y enseguida fue echándose de reversa hasta volcarse.

caravanAl ser truncada su carrera, las corporaciones que lo iban escoltando comprobaron que el conductor, residente de la capital del estado, tenía aliento alcohólico, por lo que fue puesto a disposición de las autoridades para que responda por los daños causados.

La camioneta protagosnista del evento portaba insignias de la empresa Grupo Minero García.

Con lesiones menores resultaron Carolina Dávalos Soto de 31 años de edad y la pequeña Liliana Sandoval Dávalos de 11 años, vecinas del Infonavit El Cortijo y quienes después de ser sorprendidas por el intrépido chofer que golpeó su Caravan, recibieron el apoyo de los elementos del Cuerpo de Bomberos, mientras que personal de seguridad pública y de tránsito municipal se hicieron cargo del hombre y de las unidades que participaron en este suceso.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *